Los Trenes y la conservación del ambiente

La concepción de la fabricación de los actuales trenes toman en consideración la reducción de la contaminación, del ruido y el ahorro energético. Pero también todo lo relacionado con la aplicación de materiales inocuos, la disminución de los residuos generados durante su utilización, más el uso de diversos componentes reutilizables y reciclables. Ya no existe un divorcio entre el medio ambiente y la concepción y fabricación de los nuevos vehículos ferroviarios.

Con el fin de reforzar todas estas ventajas ambientales que ofrecen en la actualidad los ferrocarriles respecto a otros modos de transporte, diversas empresas en Europa, entre ellas VR Finlandia, DSB de Dinamarca, Renfe, SJ de Suecia y NSB de Noruega recientemente han aprobado un manual medioambiental para ser implementado como guía para la adquisición de trenes.

Los Trenes colaborando con el ahorro energético

de acuerdo a lo sugerido por el manual, uno de los factores más influyentes al momento de pensar en reducción del consumo energético, resalta la disminución del peso de los trenes, con el fin de recuperar energía eléctrica mientras se lleve a cabo la acción del frenado, y con ello poder obtener una excelente respuesta aerodinámica de estos vehículos, además también se estila incrementar al máximo la capacidad de transporte, proceder al aislamiento térmico del interior de los coches y emplear energías renovables como fuentes alternativas a la electricidad.

De acuerdo a estas empresas  ferroviarias de Europa del Norte, los modelos de trenes que sean  ofrecidos por los fabricantes, deben incluir especificaciones detalladas sobre la energía que cada vehículo consume en unas determinadas condiciones, de manera que sea posible verificar la cantidad de energía que consume cada tren cuando circula entre dos puntos preestablecidos de una línea férrea.

De acuerdo al manual, el impacto ambiental generado por un tren eléctrico va a depender de la fuente energética que este emplea al momento de generar la electricidad. Si está electricidad que alimenta la tracción del tren resulta de la generación de fuentes energéticas que son renovables, como por ejemplo la solar o la eólica, el tren eléctrico representará un impacto ambiental muy reducido.

En el caso de los trenes que transportan mercancías, su peso tiene menos importancia respecto al consumo de energía generado al final ya que este depende más de su peso total junto a las mercancías que transporta. Pero además, la reducción de la masa del tren, aparte de minimizar el consumo energético, también influye de manera positiva en la reducción de la producción de ruido y vibraciones.

Y es que la importancia del diseño aerodinámico del tren, con respecto al consumo de energía y además de la resistencia del aire al desplazamiento del tren, se incrementa con la velocidad. De esta manera, para velocidades de 100 km/h dicha resistencia aerodinámica es alta, lo cual se transforma en un factor por demás crítico al momento de circular a 200 km/h, sobretodo desde el punto de vista del consumo de energía. De igual manera y habiendo hincapié en el aislamiento térmico de estos vehículos para viajeros, sólo va a depender del clima en donde circulan.